¿Canal Capital vs Álvaro Uribe, o Hollman Morris vs Álvaro Uribe?

Hollman Morris le está endosando a Canal Capital su obsesión por Álvaro Uribe. Lo pensé cuando leí que el canal iba a denunciar al expresidente por injuria y calumnia, y lo confirmo ahora que revisé la querella. 

El pasado 17 de septiembre, en el debate que Iván Cepeda promovió contra Álvaro Uribe, este último dijo que Telesur y Canal Capital son "medios de comunicación serviles al terrorismo". Una página más en el libro interminable de insultos, insinuaciones y agravios que escribe Uribe desde que hace carrera política. 

No queda duda de que son declaraciones estigmatizantes que ponen en riesgo, sobre todo, a los periodistas del canal, que tienen que salir a la calle a hacer su trabajo en medio de señalamientos.

Como presidente, Álvaro Uribe dijo decenas de veces cosas similares –“aliados del terrorismo”, “terroristas disfrazados”–  sobre periodistas y defensores de derechos humanos (entre ellos Morris), hasta el punto de que la Corte Constitucional le exigió que dejara de hacerlo. Lo cual le dio una buena excusa para seguirlo haciendo. 

Acá va a pasar lo mismo, y creo que el propio Morris lo sabe. Uribe va a usar cualquier espacio que tenga para tirar tierra en todas las direcciones. El proceso será una anécdota, y del episodio solo quedarán titulares con la palabra ‘rifirrafe’. 

Pero digamos que el hecho de que pase lo mismo de siempre –o sea, que no pase nada– no implica que haya que quedarse callado. El problema, sin embargo, es que acá no hubo ni injuria ni calumnia.

Cualquier empresa puede pelear por su buen nombre, pero esta vez Uribe hizo una afirmación política en el contexto de un debate político en el Congreso de la República. Su discurso está especialmente protegido, por eso y porque se refirió a una entidad pública. Abstraigan la situación: imaginen que a un senador lo meten a la cárcel por criticar a un canal público que controla un gobernante de un partido opuesto –más allá de los términos que use–. ¿Les pasó por la cabeza Venezuela o Ecuador? 

Que Álvaro Uribe diga que Canal Capital es “servil al terrorismo” hace parte del giro ordinario de declaraciones insensatas que suele dar, donde el primer servil del terrorismo es el propio presidente de Colombia y la palabra terrorista significa todo y nada al mismo tiempo. No hay ahí una imputación de un delito ni un hecho deshonroso claro. Yendo más lejos, diría que decirle a alguien 'servil' –de lo que sea– es una opinión antes que un hecho.

La querella que presentó Canal Capital no se ocupa de explicar los elementos del delito más allá de citar la declaración del expresidente y los tipos penales. En cambio, repasa la carrera de Hollman Morris, incluye todo lo que Álvaro Uribe dijo alguna vez sobre él, y hace un recuento de la persecución que emprendió el DAS en su contra (son alrededor de 16 de las 26 páginas del documento). Lo que me lleva de nuevo al comienzo de esta entrada. ¿Es éste un proceso de Canal Capital contra Álvaro Uribe o de Hollman Morris contra Álvaro Uribe? Por ahora, lo único que veo de Canal Capital en este proceso, es el membrete en las hojas. 

Los medios de comunicación, las organizaciones de derechos humanos y la sociedad civil en general, deben reprochar las palabras de Uribe. Su discurso polariza el país y siembra la semilla de reacciones violentas. Las autoridades, por su parte, deben tomarse en serio el riesgo de los periodistas del canal. Pero armar expedientes judiciales de injuria y calumnia no hace nada más que congestionar nuestras cortes y tribunales, donde los personajes públicos ya hacen filas para denunciarse mutuamente.

Y si de actos simbólicos para defender a Canal Capital se trata, bien puede adelantarse una campaña ciudadana sin terminar, otra vez, hablando del mismo personajes de siempre. 

Acá pueden descargar la denuncia de Canal Capital.